Jabón de cremosa espuma que limpia muy delicadamente la piel.

Los jabones que contienen cera de abejas tienen muchas ventajas: cuajan rápidamente, dan una textura sólida y agradable, y el olor de la miel es sencillamente maravilloso. Su fórmula enriquecida de origen vegetal, obtenida de la mezcla de aceite de oliva virgen extra, cera de abeja, y miel, nutren y proporciona una untuosa crema que mima y cuida las pieles más delicadas.

  1. En el cuenco medir las siguientes cantidades; 1430 g de aceite de oliva 135 g de cera de abeja Colocar encima de una olla con agua caliente para calentarse. Queremos que la cera se haga líquida y que la mezcla este entre 40° C y 50° C.
  2. Medir 500 g de agua destilada en la jarra y añadir 70 g de miel removiendo hasta que se disuelve la miel.
  3. Trabaja en un lugar ventilado o si no es viable, debajo de la campana del ventilador de la cocina. Con mucho cuidado y llevando gafas, guantes y delantal, poco a poco, echar 190 g de hidróxido de sodio (Sosa) a la jarra con el agua y la miel. Remueve con cuidado hasta que se haya disuelto la sosa. Se notará que la temperatura del líquido sube mucho, hay que dejarlo enfriar hasta llegar a una temperatura de entre 40 ° C y 50 ° C.
  4. Una vez que las dos mezclas están más o menos a la misma temperatura, se utiliza la batidora para remover el contenido del cuenco para mezclar bien el aceite con la cera líquida.
  5. Ahora, y tomando precauciones de seguridad, se vierte TODO el contenido de la jarra (la sosa, miel y agua) al cuenco con el aceite y cera.
  6. Remover la mezcla con la batidora. El jabón esta listo para echar en el molde cuando al dejar caer el jabón de la batidora, en vez de incorporarse, deja un rastro elevado (se llama ‘trace’ en inglés).
  7. Es el momento de añadir los otros componentes que se quiere incorporar al jabón. Si hay varios aditivos, el aceite esencial se incorpora en último lugar, ya que puede acelerar el cuajo del jabón y eso complicaría el proceso de añadirlo al molde.
  8. Se transfiere el jabón al molde que ha sido forrado con papel de hornear o pintado ligeramente con aceite para que el jabón no se quede pegado al molde. Si se pega, introducir el molde en el congelador durante unas horas para ayudar a desmoldar el jabón.
  9. Envolver el molde con una toalla y dejar reposar. Después de 24 horas, comprueba si se ha endurecido. Sino, se deja y se vuelve a probar el día después.
  10. Cortar el jabón en la forma deseada y para hacer el ‘curado’, dejarlo expuesto al aire en un sitio fresco (y fuera del alcance de niños o animales). Hay que esperar 4 semanas antes de utilizar el jabón porque sigue siendo un poquito cáustico hasta que haya transcurrido este plazo.

 

Pin It on Pinterest

Share This

¡Conviértete en embajador de Pinsapo.com y comparte!

Todas las actividades necesitan difusión para poder llevarse a cabo, así que si algo te gusta, si crees que es bueno, si ves que ayuda a la sociedad y a la gente que te rodea, si crees que su labor es merecedora de ello, difunde su mensaje. Si compartes, multiplicas y a das a conocer nuestra pasión.

Ir a la barra de herramientas