CLASE 3: La seguridad es lo primero

El paso más importante en la elaboración de jabón es la seguridad. Todas las indicaciones de las recetas deben seguirse siempre respetando las normas básicas de seguridad. Debe protegerse a usted mismo y utilizar los recipientes y los mezcladores adecuados para la seguridad de su familia y amigos. El tema más relevante en cuanto a las medidas de seguridad se refiere al uso de la lejía. Es un veneno si se ingiere internamente y puede provocar graves quemaduras en contacto con la piel o los ojos en forma sólida o líquida. También puede reaccionar con el aluminio, la hojalata y el cobre porque es corrosiva con estos metales. Además, disolver hidróxido de sodio sólido (lejía) en agua genera una gran fuente de calor, suficiente para hacer hervir el agua si la cantidad de agua es pequeña o si el agua ya está templada desde el principio. Los vapores que se desprenden cuando se añade hidróxido de sodio al agua son nocisvos, irritantes para los ojos y los pulmones, de modo que hay que trabajar en un lugar muy bien ventilado, a poder ser al aire libre y con el viento de espaldas si trabaja con un horno tradicional. Durante la adición de lejía al agua, la temperatura ascenderá casi al punto de ebullición del agua y saldrá vapor. Utilice siempre agua a temperatura ambiente o incluso agua de la nevera; las infusiones de hierbas calientes puden romper a hervir violentamente si intenta disolver lejía en ellas sin antes enfriarlas.

Utilice vinagre para neutralizar las pequeñas salpicaduras de lejía. En caso de contacto con la piel o con los ojos, aclare la parte afectada con abundante agua y, especialmente en caso de salpicaduras en los ojos, visite a un médico urgentemente.

  1. Guarde el hidróxido de sodio (sosa cáustica o lejía) dentro de un recipiente hermético en un estante elevado. Pegue una nota muy clara en el recipiente y jamás lo deje al alcance de los niños ni de animales curiosos.
  2. Utilice siempre guantes de goma al trabajar con hidróxido de sodio, al mezclar el jabón y al desmoldar el jabón recién hecho.
  3. Utilice gafas protectoras al manipular o mezclar la solución de hidróxido de sodio y las grasas.
  4. No se frote los ojos conlos guantes de goma después de haber tocado el hidróxido de sodio.
  5. A medida que añada agua al hidróxido de sodio, saldrán vapores tóxicos. Aleje bién su cara de estos vapores mientras remueve la mezcla o, mejor aun, póngase un pañuelo tapándole la nariz. Estos vapores durarán unos minutos. Trabaje siempre en un lugar ventilado.
  6. No deje el hidróxido de sodio o las mezclas destapados o abandonados.
  7. No ingiera la mezcla de jabón.
  8. No pruebe su nuevo jabón hasta que transcurran cuatro semanas completas.
  9. Cuando fabrique jabón, tenga siempre a mano una botella de vinagre que usará para lavar la zona afectada con vinagre y enjuagarla posteriormente con abundante agua.
  10. Cuando tenga que limpiar la olla del jabón, deje que se endurezca la mezcla, luego raspe los restos y échelos en una bolsa que deberá cerrar bien y depositarla en la basura. Añada vinagre al agua de lavar los platos y lave los utensilios con líquido lavavajillas pero usando guantes de goma.

Pin It on Pinterest

Share This

¡Conviértete en embajador de Pinsapo.com y comparte!

Todas las actividades necesitan difusión para poder llevarse a cabo, así que si algo te gusta, si crees que es bueno, si ves que ayuda a la sociedad y a la gente que te rodea, si crees que su labor es merecedora de ello, difunde su mensaje. Si compartes, multiplicas y a das a conocer nuestra pasión.

Ir a la barra de herramientas